Rosácea

La rosácea es una condición donde aparece enrojecimiento debido a la presencia de:

pequeños vasos sanguíneos rojos dilatados visibles en la cara. La rosácea se produce debido a la pobre elasticidad de las paredes capilares. Normalmente, cuando hay un flujo repentino de sangre a la piel, los capilares se expanden para recibir el aumento de sangre, luego se contraen y vuelven a la normalidad. Sin embargo, en un estado de elasticidad debilitado, los capilares se expandirán, pero no se contraerán y volverán a su estado normal. Esto resulta en capilares dilatados con células sanguíneas persistentes, haciéndolas aparecer definidas y rojas en la superficie de la piel.

La rosácea a menudo es causada por ciertos factores hereditarios: piel que es estructuralmente delgada y sensible, y paredes capilares débiles. La exposición al frío extremo, vientos fuertes o calor extremo también puede contribuir a esta condición. Todos los tipos de piel pueden ser propensos al enrojecimiento, el único factor que tienen en común es la delgadez estructural. A menudo, los cambios estructurales del envejecimiento de la piel pueden contribuir a la rosácea.

Especialmente las personas de origen del noroeste de Europa con un tipo de piel relativamente claro pueden experimentar un aumento en los vasos sanguíneos.

Mantente informado

Suscríbase a nuestro boletín informativo

fcaresystems logo